Una Zegama muy especial

Todo tiene un inicio y un fin. Y estoy deseando de darle fin a la carrera de Zegama Aizgorri 2015. Cerrar el libro para poder abrir otro.
Pero creo que esta edición se merece una crónica. La edición triste de Zegama Aizgorri. La edición especial. La edición en que no he conocido el pódium físico. Pero la edición en que subo al pódium a mucha gente que me habéis ayudado a que se pudiera hacer realidad el milagro. El milagro que yo necesitaba. Pero el milagro que no existía y tampoco existe.

No quiero dar nombres. No puedo dar nombres. Primero porque a muchos que lo habéis intentado en que produjera el milagro no os conozco, no sé cómo os llamáis, a otros sólo os conozco de vista, sólo de vista… y segundo porque también es un milagro acordarme de todas y todos que habéis participado en el intento al milagro.
Me habéis llamado de todo, TXAPELDUNA, CAMPEONA, LA MEJOR, LA MÁS… No sé si es así o no es así. Otros me habéis alabado porque me quedé en Zegama. Por no irme a mi casa a desconectar y olvidar la pesadilla.
Sinceramente creo que el Maratón de Zegama Aizgorri no se merece sólo ser corredor, se merece ser público, organización, animador, fotógrafo…. Y entre tantas cosas también se merece ser el corredor lesionado que tiene que ser público.
Cerraré el libro con las palabras que hace un mes la persona más especial de mi vida me dijo: “MAITE…. HAGAS LO QUE HAGAS EN LA CARRERA DA IGUAL, PORQUE TÚ PIENSA QUE TÚ YA HAS GANADO EN ZEGAMA. HAS GANADO UN MONTÓN DE AMIGOS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *